Noticias

Los bancos deberán devolver a sus clientes todas las cantidades indebidamente cobradas por la aplicación de las cláusulas suelo.

A raíz de la Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) del pasado día 21 de diciembre, las entidades bancarias que hayan visto anuladas, por haberse declarado abusivas, las cláusulas suelo de las hipotecas que en su momento firmaron con sus clientes deberán reintegrar a éstos la totalidad de las cantidades indebidamente cobradas.

Ya el 9 de mayo de 2013, el Tribunal Supremo declaró abusivas las cláusulas suelo por considerar que los consumidores no habían sido adecuadamente informados acerca de la carga económica y jurídica que les imponían estas cláusulas suscritas. En esa misma sentencia, el Tribunal Supremo limitó la retroactividad de los efectos de la declaración de nulidad de esas cláusulas, estableciendo únicamente la devolución de los importes indebidamente cobrados desde la fecha de esta sentencia.

Dos juzgados, el Mercantil nº 1 de Granada y la Audiencia Provincial de Alicante, plantearon sendas cuestiones prejudiciales al TJUE en base a los contratos hipotecarios suscritos por consumidores con Cajasur, BBVA y Banco Popular.

Ahora el TJUE considera que el Derecho de la Unión se opone a la jurisprudencia nacional que vincula la nulidad de una cláusula abusiva a la devolución de las cantidades indebidamente pagadas con posterioridad al pronunciamiento del Supremo de 2013. Atendiendo a la jurisprudencia del Tribunal de Justicia en materia de declaración de nulidad de las cláusulas contractuales declaradas abusivas, debe considerarse que estas cláusulas en cuestión nunca han existido y no podrán tener efectos frente al consumidor. Por ello, la consecuencia no es otra que el restablecimiento de la situación de hecho y de Derecho en la que se encontraría el consumidor de no haber existido dicha cláusula.

Señala el TJUE, además, que corresponde al juez nacional, pura y simplemente, dejar sin aplicación la cláusula contractual abusiva, a fin de que no produzca efectos vinculantes para el consumidor, pero no debe atribuírsele la facultad de modificar el contenido de las cláusulas abusivas, limitando la retroactividad de los efectos de la declaración de nulidad.

Así, la declaración judicial del carácter abusivo de la cláusula debe conllevar:

  • El restablecimiento de la situación en la que se encontraría el consumidor de no haber existido dicha cláusula.
  • La restitución de las ventajas obtenidas indebidamente por el profesional en detrimento del consumidor.

 

“Las condiciones estipuladas por los Derechos nacionales no podrán afectar a la protección de los consumidores garantizada por la Directiva”

Precisa el TJUE que:

“Las condiciones estipuladas por los Derechos nacionales no podrán afectar a la protección de los consumidores garantizada por la Directiva. Pues bien, la limitación en el tiempo de los efectos derivados de la declaración de nulidad de las cláusulas suelo priva a los consumidores españoles que celebraron un contrato de préstamo hipotecario antes de la fecha del pronunciamiento de la sentencia del Tribunal Supremo del derecho a obtener la restitución de las cantidades que pagaron indebidamente a las entidades bancarias. Por consiguiente, de tal limitación en el tiempo resulta una protección de los consumidores incompleta e insuficiente que no constituye un medio adecuado y eficaz para que cese el uso de las cláusulas abusivas, en contra de lo que exige la Directiva”.

Se calcula que más de tres millones de familias españolas, que esperaban con expectación el fallo a su favor del Tribunal europeo, podrán beneficiarse de dicha resolución y que los bancos deberán hacer frente al pago de 5.000 millones de euros.

 

Los juzgados españoles ya están aplicando en sus resoluciones la doctrina del TJUE relativa a la nulidad de las cláusulas suelo. 

Según informa la Oficina de Prensa del Consejo General de Poder Judicial, la magistrada titular del Juzgado del Juzgado de Primera Instancia nº 10 de Oviedo, Carolina Serrano, ha dictado la primera sentencia de Asturias desde que se tuvo conocimiento de la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea sobre la nulidad de las cláusulas suelo bancarias.

La sentencia que no es firme, declara, fundamentándose en las características del contrato bancario suscrito y en la mencionada resolución de Luxemburgo la nulidad de dicha cláusula, condenando a la entidad bancaria, el Banco de Sabadell, a devolver todas las cantidades indebidamente cobradas, que deberán ser incrementadas en el interés legal desde cada cobro indebido y hasta la fecha de la presente sentencia y desde esta hasta el completo pago, en total cerca de 15.000 euros, imponiendo a la parte demandada las tasas judiciales. La magistrada considera que evidentemente la limitación fijada por el Tribunal Supremo “no resulta compatible con el Derecho Europeo”.

Share This